Jamón Serrano, jamón ibérico…Estas son sus diferencias (Infografía)

Jamón serrano vs Jamón ibérico…vuelve el dilema. Todos estamos dispuestos, en un momento dado, a tirar de cartera y comprarnos un buen jamón. Pero…¿ es lo mismo el jamón serrano que el jamón ibérico? Afortunadamente, no. Vamos a salir de dudas.

Vamos a comenzar diciendo que el jamón serrano y el ibérico no tienen “casi” nada que ver: son primos segundos, y poco más…

El jamón ibérico ocupa un puesto de privilegio en la gastronomía española, y no es casualidad. Su sabor, aroma y calidad gastronómica, lo encumbra como una de las joyas de la corona.

Mientras, el jamón serrano ocupa un discreto segundo lugar, aunque también tiene sus virtudes, y ahora vamos a analizarlas en esta infografía.

JAMÓN SERRANO

JAMÓN IBÉRICO

Genética

Cerdos blancos (no ibéricos) Se pueden encontrar en cualquier país.

Cerdos de raza ibérica 100%. Sólo se crian en España, y concretamente en unas regiones determinadas.

Morfología

Provienen de razos Duroc, Pietrain, Landrace o Large white. Color blando, de orejas tiesas y patas largas de tonos claros.

Piel oscura, pezuñas negras, hocico alargado y orejas delante de la cara.

Crianza

Comen a base de piensos. Criado de forma intensiva: en granjas o fábricas. Rara vez corren por el campo.

En libertad, en las dehesas de Extremadura y del suroeste de la península ibérica.

Alimentación

A base de piensos.

Pasto, hierbas y bellotas (que comen de Octubre a Marzo -montanera-)

Curación

No más de 15 meses.

De 24 a 36 meses.

Sabor

Carne más seca.

Jugoso, por la grasa infiltrada.

Grasa

Compacta, y con tono blanco.

Blanda y tono marfil.

Olor

Más neutro que el ibérico.

Intenso

Color

Tono rosáceo, con apenas vetas de infiltración de grasa.

Intenso. Tonalidades de rojo púrpura a rojo palo. Con veteados propios de la grasa infiltrada que influye en el bouquet del producto.

Certificación

No cuenta con ningún tipo de sello de calidad.

Existen 3 Denominaciones de Origen: Dehesa de Extremadura, Pedroche, Jabugo y Guijuelo.

Precio

Asequible y asumible para cualquier bolsillo.

Triplica al del jamón serrano.

Aporte nutricional

  • Porcentaje de ácido oléico entre el 40% y 45%
  • Con un alto porcentaje de proteinas.
  • Alto contenido en hierro.
  • Rico en vitaminas B y D.
  • Rico en minerales. Zinc, hierro, o potasio.
  • Porcentaje de ácido oléico superior al 50%
  • Alto contenido en ácido oléico. En mayores proporciones que el jamón serrano.
  • Sus ácidos grasos saturados, poliinsaturados y monoinsaturados reducen el colesterol.

Que buena la panceta adobada de cerdo al Pimentón de La Vera 😋 Con 10 recetas ricas y sabrosas.

panceta adobada de cerdo

La panceta de cerdo adobada al estilo “Pimentón de La Vera”, es toda una delicia.

Elaborada de forma totalmente artesanal, con productos tan naturales como el Pimentón de La Vera, que se hace aquí, en nuestra tierra.

Una carne exquisita, deliciosa, con una textura suave y tierna.

panceta adobada de cerdo
panceta adobada de cerdo de Nejosa

El sabor de la panceta adobada de Nejosa , una pasada…

Si eres de las personas a las que le gusta pegarse, de vez en cuando, un homenaje, no dejes pasar por alto el intenso sabor de este producto. Aderezado con Pimentón de La Vera, que le otorga un sabor intenso y ahumado que se “siente” en su degustación.

Un sabor exquisito el de esta panceta ibérica, que se paladea en cada momento. Acompañado por una textura suave, que se deshace en la boca. Placer para momentos en los que no importa lo que suceda alrededor…

Es un producto muy sabroso, con un intenso aroma en la boca.

Composición:

La panceta de cerdo que vas a poder probar, es un manjar que hemos elaborado cuidadosamente. Fabricado con productos esenciales:

  • Pimentón de la Vera con Denominación de Origen Protegida (de aquí, de nuestra tierra).
  • Sal
  • Especias naturales
  • Conservantes

Período mínimo de curación:

Su tiempo de curación mínimo es de 15 a 20 días. Esencial para que llegue a su mesa un producto con toda la calidad de su elaboración.

Cómo consumirlo. Recetas prácticas:

Puedes consumirla en crudo, o bien formando parte de alguna receta. Fíjate en estas que te facilitamos aquí de la revista online Lecturas . Te dejamos su enlace en cada una de ellas:

Carga tus pilas en invierno: receta de cocido extremeño. Fuente de energía total con una receta de garbanzos típica de Extremadura.

El frío invernal tira mucho de nuestras reservas energéticas. Esta receta de cocido extremeño, fuente de energía rica y saludable, te va a cargar pilas rápido. Una receta propia de nuestra tierra.

Presta atención, porque es un plato fácil de hacer y que se disfruta en cada cucharada.

Ingredientes:

  • Garbanzos
  • Pimientos rojos
  • Patatas
  • Cebolla
  • Un trocito de pollo
  • Un poco de chorizo
  • Un poco de morcilla
  • Un poquito de ternera
  • Aceite de Oliva Vírgen
  • Tocino añejo
  • Tocino fresco
  • Hueso de jamón
  • Un par de zanahorias
  • Un puerro
  • Un pimiento verde
  • Sal

Elaboración de la receta de cocido extremeño:

Dejar toda la noche los garbanzos en remojo. Déjalos con un poquito de agua tibia y una cucharada de sal. Si echamos un poquito de bicarbonato, conseguimos que el garbanzo esté más tierno.

Llena una olla grande con agua y en ella colocamos los huesos y las carnes, exceptuando los chorizos. El cocido debería hacerse a fuego lento o con olla express. Echa los garbanzos y los cueces con la tapa de la olla abierta hasta que el agua esté hirviendo. Cuando veas que aparece la espuma, retírala. Baja el fuego deja en reposo la olla aproximadamente 2-3 horas.

Mientras el cocido se va preparando, en una sartén con aceite caliente echa los chorizos (5 minutos) y cuando estén totalmente cocidos los retiras y los cortas en rodajas. Mientras, vé pelando las patatas en rodajas.

Después de 2 horas, el cocido estará listo para que eches en la olla las patatas, y tras media hora, el cocido estará listo. Apaga el fuego de la olla y ya puedes servir en una bandeja las carnes del cocido junto a los chorizos.

Si necesitas material del bueno para realizar esta receta de garbanzos casera, te podemos recomendar que te pases por nuestra despensa, o bien contactar con nosotros y te facilitaremos información.

Para que te quede bien esta receta de cocido extremeño, no olvides: El cocido en Extremadura se sirve todo junto: la presa, el chorizo, y todo el resto de elementos. Es una de las prácticas que lo distinguen sobre otro tipo de cocidos, como el madrileño.

Aquí tienes algunos de los tipos de recetas con garbanzos que puedes encontrar: Andaluz, Extremeño, Madrileño…

¿Te vas a poner en forma en este 2020? Ayuda a tu dieta para perder peso comiendo jamón ibérico.

El jamón no engorda. Es lo primero que tienes que tener claro.

En primer lugar, fuera mitos.

plato de jamón ibérico: ideal en una dieta equilibrada.

A la hora de ponernos a perder peso, desechemos este mito de que el jamón engorda. El jamón no engorda. Porque engordar, cualquier cosa que comamos engorda, hasta una hoja de lechuga.

Si nos atenemos a datos contrastados, podemos afirmar que 100 gramos de jamón ibérico aportan 160 calorías. ¿es realmente un valor alto a la hora de afrontar una dieta saludable que nos ayude a poner en forma?…en principio, y siempre en función del peso que desées perder, es un valor bajo.

Además, tenemos que valorar también que una dieta equilibrada, con la que nos aliemos para perder peso, debe incluir alimentos que tengan un gran aporte nutricional. Indispensable para el día a día de nuestro plan de adelgazamiento.

Si realmente estás por la labor de poner en forma tu cuerpo, y obtener los beneficios de una dieta mediterránea, es fundamental que no pases por alto lo saludable que puede ser el jamón.

Dieta, sí. Adelgazar, también. Pero sin estrés.

perder peso

Es importante que la gente pueda poner en marcha una dieta con la que no tenga la sensación de “estar a dieta”. Es importante poner en marcha un plan de alimentación saludable, sin comprometer por ello el hábito de nuestras costumbres más cotidianas, tales como salir con los amigos, tomar algo fuera, etc…

Para eso, es fundamental no basarnos en comer de una forma rígida y estricta. Una forma de alimentación con platos sabrosos y que a la vez nos permitieran bajar de peso sin comprometer la salud en ello.

Eso sí, olvida tomar el jamón con pan o piquitos, que no son buena compañía.

Los estudios demuestran que el jamón ibérico es totalmente compatible con una dieta equilibrada.

Nuestro sistema nervioso, nuestro cerebro, la masa muscular, dependen en gran medida del hierro y las vitaminas del grupo B. Esas vitaminas que están contenidas en las lonchas del jamón ibérico. Date el placer de tomarte unas cuantas lonchas, disfruta su sabor y aporta nutrientes esenciales a tu cuerpo.

El jamón es un perfecto aliado de nuestra dieta. Aquí tienes más información sobre ello.

estudios jamon

En torno al jamón ibérico hay una serie de leyendas que tenemos que olvidar, entre otras, que engorda porque es grasiento.

El jamón tiene un bajo contenido en grasas saturadas y un alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados. No olvidemos que aporta una tasa de colesterol muy inferior a la de carnes magras, como pueden ser las de pollo o pavo, o algunos pescados como merluza o bacalao. Al ser rico en ácido oleico, el jamón puede actuar como sustituto de otras carnes más grasas y poco saludables.

Piensa que el jamón no engorda porque el 90% de su contenido es proteina de calidad, y sólo cuenta con un 10% de grasa en total. Su ausencia de carbohidratos y la baja tasa de calorías por gramos, lo hacen ideal en cualquier tipo de regimen alimenticio.

Así pues, vamos poner en forma nuestro cuerpo adaptando la dieta a nuestro estilo de vida. Perder peso es una tarea que puede ser más fácil de abordar en nuestro día a día alimentario, si conseguimos comer de aquello que nos gusta y nos aporta placer. Y entre estos placeres, se encuentra el jamón ibérico.

¿Cómo utilizar nuestro jamón en la dieta diaria?

El jamón puede ser -o no- ibérico. Si puedes permitirte el capricho de degustar un buen jamón ibérico (los hay y a muy buen precio en las tiendas), te aconsejamos que preferentemente lo consumas solo, en lonchas….y disfrutes del placer único de comer un producto exquisito.

corte de jamon iberico

En caso de que el jamón del que dispongas sea serrano, no te preocupes. Puedes combinarlo con huevos duros, en una tortilla, puedes presentarlo revuelto con champiñones u otro tipo de verduras. Combínalo también en ensaladas, combinado con queso fresco, tomate y pesto…

Cualquier idea, cualquier combinación, será muy agradecida por tu jamón serrano. Levántate y desayuna un jamón con fruta y un café con leche desnatada.

Piensa que muchas veces abandonamos las dietas porque nos privamos de aquello que más nos gusta. En este caso, el jamón ibérico es un placer al alcance de nuestras sanas intenciones de vida.

Siempre, por supuesto, de complementar una dieta equilibrada con la práctica del ejercicio y llevar una vida sana en todos los aspectos.


Jamón ibérico NEJOSA: bueno para tí. Ideal para una dieta equilibrada.

Lo mejor de una tierra unido en un manjar insuperable: Lomo de cerdo ibérico al pimentón de la Vera.

Os dejamos una suculenta receta del Canal de Youtube Andalucía Videorecetas, donde se conjugan dos de los placeres gastronómicos de nuestra tierra verata: El lomo ibérico, propio de nuestras dehesas, y el pimentón de la vera.

Lomo al Pimentón de La Vera. receta de “Andalucía Videorecetas”

Utilizaremos un buen solomillo de cerdo, preferiblemente ibérico.

Es ideal porque es una carne tierna, prácticamente exenta de grasa y con un extraordinario sabor.

Acompañado por unas buenas patatas fritas, estaremos rematando un plato muy bueno.

Ingredientes:

  • Solomillo de cerdo de 500 grs. aproximadamente.
  • 3 pimientos chorizeros
  • 2 dientes de ajo
  • 150 ml de vino dulce
  • Pimentón dulce de La Vera
  • Aceite de Oliva Vírgen
  • Sal

PROCESO DE ELABORACIÓN:

Pelamos los ajos y los machacamos en el mortero

Sazonamos el solomillo

Adobamos el solomillo con los ajos ya machacados y con el Pimentón. (Este úlitmo lo restregamos alrededor del solomillo).

Abrimos los pimientos chorizeros. Les limpiamos las semillas y con la ayuda de un cuchillo sacamos el jugo.

Ponemos una sarten en el fuego con aceite de oliva y añadimos el solomillo. Lo cocinaremos al fuego hasta que quede bien sellado.

Una vez sellado, lo pasamos a una bandeja y le echamos el aceite, vino dulce y el jugo de los pimientos chorizeros.

Precalentamos el horno a 180º e introducimos la bandeja con el solomillo.

Después de 25 minutos en el horno , nos queda un exquisito lomo de cerdo adobado con Pimentón de La Vera.

Una gran receta de este canal de cocina: Andalucía Videorecetas

Las CESTAS de NAVIDAD de NEJOSA ya están aquí.

Ha llegado la Navidad, y con ella los lotes de productos ibérivos de NEJOSA. No dejes de encargarlos. Llevamos más de 20 años creando para tí estos exclusivos lotes de productos ibéricos que ahora puedes personalizar a tu manera.

Teléfono: 927 460 859

¿Qué puedes encontrar en cualquiera de nuestros lotes navideños, llenos de productos ibéricos y de la tierra de Extremadura?

Este es el listado de los productos que podrás combinar (o solicitarlos de forma individual):

  • JAMÓN “ GRAN SELECCIÓN”
  • JAMÓN CEBO IBÉRICO 50% Raza Ibérica
  • JAMON DE CEBO DE CAMPO IBÉRICO 50% Raza Ibérica
  • JAMÓN BELLOTA ibérico. “GRAN SELECCIÓN”
  • JAMÓN BLANCO RESERVA
  • PALETILLA “GRAN RESERVA”
  • LOMO DE CEBO IBÉRICO 50% Raza Ibérica
  • CHORIZO Y SALCHICHÓN CULAR IBÉRICO (600gr aprox.)
  • CHORIZO Y SALCHICHÓN herrad. IBÉRICO (350gr aprox.)
  • LOMO EMBUCHADO EXTRA cerdo blanco (500 gr aprox.)
  • QUESO CABRA “NEJOSA” (700 gr)
  • VINO TINTO CRIANZA (botella) 

Contacta con nosotros, por email o por teléfono, y solicita ahora tu lote de productos ibéricos. De Extremadura.

Teléfono: 927 460 859

Llega la época de la matanza. Así es, así se hace…

Según la tradición, el 11 de Noviembre es San Martín, momento en el que se abre la época de la matanza del cerdo.

La tradición manda: en época de matanza, y sobre todo en núcleos rurales, toda la familia se reúne en torno para sacrificar al cerdo y tener embutidos y carne para casi el resto del año.

En el fondo, esta costumbre adopta forma de ritual, y es llevado a cabo como una celebración, una tradición inherente a los pueblos, que poco a poco, se va perdiendo con el paso de los años.

Este acto da comienzo tras unos meses en los que el cerdo se ha ido engordando y cebando con bellotas, pienso y todo lo que hace feliz en su banquete al animal, incluyendo sobras de comida, frutas y verduras…

Los que pueden disponer de un terreno (Dehesa) propio con encinas, aprovechan la última etapa del engorde del animal para que coma y se despache con bellotas, que son su debilidad y que dan nombre a la etapa de “montanera”.

Después de 9 o 10 meses de cría y engorde, se procede a realizar la matanza. Este ritual comienza por la mañana, cuando el carnicero o matarife sacrifica al animal, que previamente ha pasado todas las pruebas veterinarias que certifican su buen estado.

La sangre del animal es utilizada para hacer las morcillas.

Antiguamente, las mujeres extraían las tripas y se servían de ellas para utilizarlas a la hora de embuchar los chorizos y salchichones. Eso era antes: hoy se compran tripas artificiales.

También se enviaba una muestra de la carne al veterinario para que este certifique que el cerdo es apto para el consumo.

Una vez todo verificado, se corta la carne –estazar– en un proceso en el que se obtienen los jamones, las costillas, los solomillos y los lomos.

Gracias al adobo que se consigue con un preparado de pimentón de la vera dulce y picante, orégano y agua con sal, se embadurnan las carnes para hacer chorizos y lomos.

Mientras, la activiada es febril: se va picando la carne con la máquina picadora. Las carnes más magras se preparan para ir comiendo un tentempié regado de buenos vinos y mucho pan.

Una vez la carne picada, se mezcla a mano durante un buen rato mientras se le añade una mezcla de pimentón, ajos, sal y orégano para integrarlos en la artesa junto a la carne.

Al día siguiente, se prepara la carne en trozos o filetes. Los jamones y paletillas se curan con sal y se aliña la carne para prepararla como embutido.

No nos olvidemos que el tocino y la grasa también sirven para hacer mantecas e incluso para elaborar jabón.

A partir del tercer día se embuten los chorizos y los salchichones, introduciendo la carne picada ya aliñada y preparada en la tripa.

Normalmente, se utilizan técnicas como el ahumado en chimenéas para que el embutido coja ese sabor a humo tan característico.

Con toda la operación realizada, las piezas se cuelgan en un lugar frío y seco, para esperar a que con el tiempo estén totalmente listos para su consumo.

Campiñones con jamón. Perfectos en este momento del año.

Hoy os traemos una receta muy rápida y sencilla, que sirve tanto como primer plato como para una perfecta guarnición de tu carne o pescado preferido.

En esta ocasión hemos utilizado champiñones de lata por su comodidad, pero podemos utilizar perfectamente champiñones frescos, saldrán igual de ricos.

INGREDIENTES

  • 1 lata de champiñones laminados.
  • 100 grs. de jamón ibérico NEJOSA cortado en tacos pequeños.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 guindilla.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • Sal

ELABORACIÓN

Lo primero que tenemos que hacer es escurrir bien los champiñones y eliminar todo el líquido que traen, lavar bajo el grifo y volver a escurrir.

Echamos el aceite de oliva en una sartén, cuando esté caliente añadimos los ajos laminados.

Dejamos freir hasta que cojan color, evitando que se quemen. Cuando estén en su punto, añadimos la guindilla partida en dos trozos y seguidamente los champiñones bien escurridos y la sal. Bajamos a fuego medio y dejamos unos 5 minutos que se frían con los ajos y tomen su sabor.

A continuación echamos el vino y dejamos reducir. Cuando se haya evaporado el alcohol, añadimos los taquitos de jamón ibérico NEJOSA, damos una vueltas y en dos minutos ya están listos para servir.

Recuerda retirar la guindilla antes de llevar a la mesa.

El cuchillo jamonero: todo lo que necesitas saber sobre el. Guía completa.

No nos equivoquemos. Si buscamos el arma perfecta para crear una perfecta sinfonía loncheando con rigor y perfección nuestro jamón ibérico, lo mejor es armarse con un buen cuchillo jamonero.

Y para ello, nada mejor que contar con un cuchillo jamonero. La herramienta perfecta para sacar de tu jamón la mejor esencia y las lonchas perfectas. Las que nos dan ese gusto tan admirable en nuestro paladar.

Qué aspecto debe de tener un buen cuchillo jamonero

La geometría de la hoja debe de ser, un poco gruesa al principio, e ir adquiriendo finura en el recorrido final. Lo ideal sería que no superen los 40 cms. de longitud y una anchura de hoja entre 2 y 3 cms.

Es importante que el cuchillo jamonero no sea rígido. Tiene que tener un punto importante de flexibilidad. La flexibilidad del cuchillo consigue que este se adapte perfectamente al corte y a la forma que le estamos dando al jamón.

La flexibilidad es importante en un cuchillo jamonero

Los más conocidos tienen una punta picuda, pero también hay muchos que incorporan una punta redondeada, para darle más seguridad al cortador. Algunos incluso llevan incorporado un protector, que facilita la tarea y reduce el riesgo de acabar con un corte inesperado.

La mayoría de los buenos cuchillos para cortar jamón, son de acero inoxidable. Ultimamente se están vendiendo con una cavidades o alveolos en las hojas para que entre aire mientras estás cortando, lo que garantiza que la loncha no se pegue al cuchillo. Pero para gustos, colores. Otros prefieren un corte respetando la tradición y utilizan cuchillos planos.

Complementos perfectos para acompañar al cuchillo jamonero

Cuchillo de sierra para retirar la corteza del jamón.

Suelen ser cuchillos paneros. Ideales para limpiar el jamón y quitarle la corteza.

cuchillo panero

Cuchillo de puntilla o perfilador.

Suelen ser cortos y terminan en punta. Son perfectos para separar el jamón del hueso y para perfilar las zonas más complicadas.

Perfilando el jamón

Una Chaira o afilador de cuchillo:

Importante contar con una chaira para tener nuestro cuchillo jamonero siempre en perfecto estado de revista. La chaira es como una lima larga, que afila la hoja del cuchillo a medida que la pasas por su superficie. El método es entrecruzar ambas hojas con movimientos ágiles y suaves. Hay que pasar con continuidad las dos caras del cuchillo. Conseguiremos un acero que practicará un corte sin dificultad, fino y suave, practicamente sin hacer esfuerzo.

También se suelen utilizar piedras de afilar, que suplen perfectamente las funciones de la chaira.

Un buen soporte para el jamón

Un buen soporte para el jamón, debe de reunir las siguientes cualidades:

Estabilidad.

Comodidad y facilidad de uso en el desempeño del corte.

Transportable y fácil de guardar.

Materiales de calidad, tanto en acero como en madera.

Tamaño adecuado de la base. Suficientemente ancho para que garantice la estabilidad. Mientras mayor sea la pieza, más decisivo será este apartado.

Pincho de sujección estable y rígido. Con mucho aplomo.

Cómo usar el cuchillo jamonero:

Hacer un corte a mano como un buen espada, requiere su tiempo y su paciencia. Es posible que, por más que te empeñes, no consigas llegar al niver cum laude que exhiben los cortadores profesionales en bodas, concursos y exhibiciones.

Pero sin llegar a esos niveles supremos, todo lo que tienes que hacer es intentar hacer un corte limpio, sin escalas, moviendo el cuchillo con suavidad y dejando que su hoja asuma la responsabilidad del corte.

Elige bien tu cuchillo jamonero.

Antes de comprarlo, prueba bien el mango. Mangos los hay de madera, o de plástico de dureza y calidad. Pero ante todo, asegúrate de que el contacto con el cuchillo es amable. Que se adapta perfectamente a la anatomía de tu mano, y que te sientes cómodo cuando lo empuñas….

Precios de cuchillos jamoneros:

Como en todo, dependiendo de lo que te quieras gastar, podrás optar a un buen cuchillo jamonero o a uno de calidad superior. Este último será el que usen los profesionales. Aunque no hace falta llegar a un nivel tan superior para contar con una buena herramienta para lonchear nuestro jamón.

En el mercado, hay cuchillos muy interesantes, y de buena calidad, por poco menos de 20€. Por debajo de este precio, tendrás que fiarte de quien te lo está vendiendo. Seguramente, si estás dispuesto a mover tu cartera, por encima de los 20€ empezarás a encontrar una calidad muy superior.

El jamón que pide un buen cuchillo jamonero

Ese jamón es el que ponemos a tu disposición en Nejosa. Puedes elegir varias calidades. Desde un iberico de campo, pasando por un gran jamón de bellota.

Este verano me voy a dar un capricho: un buen jamón ibérico de cebo de campo…¿cómo distinguirlo? sigue estos 4 consejos claves.

Ha llegado el verano. Nuestro cuerpo está inundado de alegría y el cuerpo nos pide relajarnos, con una cervecita en la terraza (de tu casa o del bar de la esquina) y disfrutar de su frescura. Si, además, podemos acompañarla de una buena tapa de Jamón Ibérico, estonces está todo hecho.

Si lo que quieres es darte un capricho, vamos a darte algunos consejos esenciales (5 puntos) para que aciertes de pleno a la hora de comprar una buena pieza de jamón ibérico.

Consejo 1: Distingue el color entre un jamón serrano y un jamón ibérico de cebo de campo.

Es el primer paso que debes tener en cuenta, y es esencial: tienes que saber distinguir entre un jamón serrano y uno ibérico. Ve a la tienda de tu confianza y pide que te den uno ibérico. Si quieres acertar por tus propios medios, piensa que:

  • El jamón serrano es de cerdos blancos. Así pues, tiene un color externo marrón claro
  • El jamón ibérico tiene la pata y la pezuña negras, y en su color externo, es más oscuro que el serrano. Lo vas a ver de una forma muy evidente.

Consejo 2: Mira la etiqueta y el precinto. No tiene pérdida.

Si quieres una relación calidad/precio muy buena en la elección del jamón, busca, por ejemplo, un buen jamón de cebo ibérico de campo. Tienes garantizada una gran calidad y bouquet, además de ser más asequible que, por ejemplo, un jamón ibérico de bellota 100%.

El precinto del jamón ibérico de cebo de campo es verde (mira la imágen). No olvides este punto. Las etiquetas negras, rojas o blancas, hacen referencia al jamón alimentado 100% con bellota, 75% con bellota, o con legumbres y piensos y criados en granja, respectivamente.

Consejo 3: El aspecto.

Un jamón ibérico es mucho más afilado y estilizado que un jamón serrano (pata más gorda y roma).

Además del consejo que te hemos dado del color de las patas, no olvides que el aspecto entre uno y otro varía de una forma sustancial a nivel visual.

Consejo 4: El aroma.

Si tienes dos patas a tu alcance: la de Ibérico y la de serrano, acerca la nariz a cada una de ellas y huele: el aroma del ibérico es mucho más intenso, más recio y conquista tus sentidos. El olor del serrano es mucho más suave, atemperado y no tiene la pegada olfativa del primero.

Ya tienes todos los elementos que necesitas para hacerte de un buen jamón ibérico.

Ahora sólo tienes que poner en práctica estos consejos , y disfrutar de un veranito de lo más jugoso con una buena bebida fría y, sobre todo, un excelente jamón de cebo ibérico.